Corría el año 1983 en una simple pieza de madera de una casa particular, surgió como un sueño el Colegio Artístico Salvador, con la intención de querer construir vida con las herramientas más simples del mundo. En este período se instaló la simiente del CAS como Jardín Infantil y luego como escuela básica en la Villa Salvador Cruz Gana de la comuna de Ñuñoa. De esa forma se fundaba la característica esencial del Colegio, el esfuerzo constante por construir, situación que hacía necesaria la eficiencia y la creatividad como modo de ser.

Con el correr del tiempo, el crecimiento del sueño hizo necesario pensar en un lugar que favoreciera la instalación del Colegio de manera definitiva, donde tuviera lugar la aceptación de cada vez más familias interesadas en participar de un proyecto que permitía soñar con la libertad de los estudiantes y el desarrollo de sus propias potencialidades, sin que nadie se lo impidiera, sino que todo lo contrario, se lo favoreciera. En el año 1989 la escuela básica Salvador se traslada a una parcela de la comuna de La Florida. Desde ese momento pasó a llamarse Colegio Artístico Salvador y se estableció como un espacio alternativo de formación donde la uniformidad y el conductismo, propio del sistema tradicional de educación, fuesen rotundamente rechazados.

Fue así como el Colegio Artístico Salvador pasó a significar un espacio de creatividad, donde lo diferente era ampliamente aceptado. Marcas registradas del CAS comenzaron a ser: estudiantes sin uniformes y sin la obligación tradicional del corte de cabello. Se acogieron niños y jóvenes de todos los estratos sociales, siendo además uno de los primeros colegios a nivel nacional en tener jornada escolar completa, debido a la implementación de un variado plan de estudio.

Poco a poco el colegio fue creciendo, marcando diferencia con respecto al modelo educativo tradicional, siendo esencial la estrecha relación de los estudiantes con los profesores y donde primara el afecto y el respeto por sobre todas las cosas.

En la actualidad el Colegio Artístico Salvador pertenece a un grupo de 23 colegios a nivel nacional reconocidos por el Mineduc como establecimientos de formación artística y uno de los 3 colegios artísticos existentes en Santiago. Cuenta con 350 estudiantes de pre-kinder a 4º medio con diversas habilidades e inquietudes, entregando una enseñanza más personalizada debido al pequeño número de niños por curso.

En el currículum artístico los estudiantes se desarrollan en las áreas de Artes Visuales, Artes Musicales y Artes Escénicas. Desde este frente se intenta mantener la línea educativa que nos ha caracterizado desde un comienzo, rescatando desde el arte la necesidad de construir mundo a partir del desarrollo integral de los estudiantes.

Y aquí estamos, en nuestra lucha diaria contra la indiferencia, el individualismo, el consumismo y la violencia de la sociedad actual. Podemos decir que no ha sido un trabajo fácil, bien sabemos que las necesidades, los intereses, las motivaciones y principalmente los contextos sociales después de 32 años de existencia se han transformado, lo que nos ha permitido actualizarnos reafirmando nuestro aporte a la educación, siendo finalmente, lo que nos motiva para seguir siendo y existiendo.